“La recherche operationelle” Digital. Disminuir los efectos de la guerra?

Tengo seis amigos sirios procedentes de Alepo, Damasco y Ohms, la ciudad que cuando Gengis Khan iba a conquistar arrasando como al resto, decidó claudicar ante las reacciones de sus habitantes por su llegada.

Cuentan las crónicas del dominador del siglo XIII que los caballos en Ohms cabalgaban hacia atrás, que las personas se arrastraban  sin sentido por el suelo, que en vez de hablar reían, y actuaban como si hubiesen perdido el juicio o  siempre hubieran carecido de él. Panorama ante el cual aquel jinete del apocalipsis no arrasó aquella tierra, como sin embargo hizo en el resto de oriente. En términos de “recherche operationnelle” applicada a la guerra, la estrategia de los avezados habitantes de Ohms debería de ser una lección para la humanidad.

Pero normalmente en occidente Siria sigue siendo un gran desconocido pese a los programas de refugiados y el resto de líderes parecen haberse olvidado las técnicas de la denominada “recherche operationelle”.

Habitación de Damasco en reconstrucción en el Museo de Pérgamo, Berlín. Foto: María Zozaya.

La mencionada investigación operativa hunde sus raíces en el mundo antiguo, pues se han citado ejemplos desde la Grecia Clásica al Imperio Romano. Cuando la investigación de operaciones nació como disciplina aplicada a la guerra y la ingeniería militar, abordaba campos que iban más allá de las prácticas y campos de guerra. Es principalmente con la llegada de la Primera Guerra Mundial cuando se concreta, estableciéndose como una estrategia con base científica interdisciplinar, que iba a ser mucho más usada durante la Segunda Guerra Mundial [1]En suma, es la investigación aplicada para optimizar el proceso de toma de decisiones en una empresa determinada [2].

Astrolabio del S. XVII, recogía saberes griegos. Transferenca de conocimiento entre el mundo europeo y el árabe persa. Museo de Pérgamo en Berlín.

En la guerra, se trata de aplicar modelos matemáticos a la resolución conjunta de problemas, minimizando los riesgos y costos para optimizar al máximo los resultados, planteados siempre desde enfoques interdisciplinares [3]. Entre ellos se podrían citar variados ejemplos, desde las sopas inventadas por el ingeniero Conde de Rumford para alimentar al máximo con lo mínimo a los ejércitos de guerra en el siglo XVIII [4], hasta estrategias clásicas como la ideada por Diego de León para volar un puente que suponía el sistema de abastos tradicional de la zona de Belascoain, consiguiendo la victoria sobre el terreno [5] .

Para los profanos podemos compendiarlo así: se trata de ir más allá de las puras lógicas de guerra (si es que existe alguna), y juntar un equipo interdisciplinar (matemáticos, físicos, psicólogos, geógrafos, etc.) para conseguir trazar estrategias para minimizar los daños entre la población civil, así como intentar que los abastos y comunicaciones se dificulten lo menos posible, pensando en vías alternativas a las que tradicionalmente se venían usando.

Salvavidas con la inscripción “bomberos”, enfrente del Bode Museum de Berlin, anunciando la exposición Siria y Antoquía. Foto: María Zozaya.

Desde mis modestas incursiones en el mundo de las conferencias para emprendedores (Future Lab,  RondaForum, Websummit), he sumado a mis estanterías algunos imperativos de la necesidad de emprender. A estas les añado las ventajas de las tecnologías digitales, que están provocando una revolución que abarca desde las ciencias sociales (con las humanidades digitales), hasta la economía diaria y  las formas de relacionarse cotidianamente, centradas en las denominadas redes sociales (que afortunadamente han conseguido dar alarmas de ciudadanos perseguidos desesperados ante la incapacidad de actuar de la ONU).

Y encuentro un panorama casi alentador si lo enfoco desde la perspectiva operacional, donde los emprendedores y genios podrían estar maquinando soluciones contra las guerras, unidos en una plataforma digital. Se trata de poner a un grupo de emprendedores a pensar sobre el problema, centrándose en las vías de minimizar los riesgos, los daños, así como en la manera de movilizar a las poblaciones cercanas para buscar formas ayuda. El problema aparece con las variables, pues cada cual ha de estar diseñada para cada conflicto, que desde hace tiempo no aborda sólo a Siria, que es de los más conocidos, sino que se extiende por Nigeria, Angola, Yemen y tantos otros lugares que ni siquiera sabemos que existen.

Libro de rezos sirio, origen en Tur´Abdin (Turkía), de base sirio aramea, año 1241. Museo de Pérgamo en Berlín. Foto: María Zozaya.

La clave a mi juicio, está en el empleo de forums internacionales mediante las vías digitales, desde las redes hasta las aplicaciones eficientes para solventar problemas concretos (aunque hayan nacido con otra funcionalidad, como hackity). Fórums que a la vez consigan lidiar con la potencial falta de medios en esos lugares afectados por la guerra o las limpiezas étnicas, que permiten recordar que las amenazas de la barbarie contra la civilización y la cultura sólo pueden ser frenadas por quienes tienen recursos para apoyar la democracia y la convivencia.

Así, una vez que se muestra que las desperadas acciones de la ONU dejan de funcionar, el recurso ha de estar en el mundo digital, ese que llega a todos haciendo un click y con la generosidad de la gente al compartir la información, tan necesaria para las cortinas de humo que deja el precio de los cohetes y la armamentística de guerra en Europa[6].

Book of alexander in arabic. Libro de Alejandro el Grande (cuando llega a Judea y es recibido por judíos con la Torah), historia oral común en Europa y mundo Árabe. Ilustraciones de taller cristiano en Egipto, S. XVII. Museo de Pérgamo, Berlín. Foto: María Zozaya.
Aquí van algunas de las sugerencias como simples paliativos, vinculadas a otras experiencias históricas de guerra y exilio, que llamamos “IDEAS 4WAR”:

-Aplicación Hackity, que ya ha sido empleada con refugiados para encontrar los lugares de comida y abascecimiento o descanso.

Acoger, adoptar o proteger temporalmente niños refugiados, cuestion aparentemente más urgente en Europa con pequeños sirios. Históricamente el fenómeno de los niños de la guerra en España dio resultado con todos sus riesgos: desde el más conocido de Rusia (cuyos problemas quedan retratados en la película ISPANSI); al más desconocido de los quáqueros a inglaterra (a que recurrieron con éxito los Zozaya Stabel-Hansen, antepasados de quien escribe estas líneas); u otros más cercanos de carácter más temporal, como el realizado atiguamente en la temporada de verano con los pequeños embajadores del desierto saharauis en España. Esta vía puede ser especialmente resolutoria para familias que están en lista de espera de niños adoptivos.

El big Brother “WarNo Connection”: sería una aplicación que aquí aventuro (inspirada en Hackity) con la cual movilizar informacion sobre las necesidades más urgentes desde concentraciones de personas en las ciudades (manifestaciones que sumasen el boca a boca inmediato a la tecnología digital), que como indignados desde Madrid revolucionaron pacíficamente el mundo, con gente que creía en el proyecto democrático, epiceno, critico, respetuoso y renovador (como mi amigo el médico Fernando Casado, quien por ser hijo del actor Fernando Rey me inspira el homónimo de su famosa película que podría dar título al proyecto). Sería necesario unir a especialistas en el mundo digital para idear ese “WarNo Connection”, que estructurase formas de movilizar a ciudadanos del mundo, vías de recaudar dinero y apoyos (más allá de los recuperados con el esfuerzo de las organizaciones que ya trabajan incansablemente para ello). En esta red sería esencial el papel Sirio:

-Colaborar mano a mano con refugiados sirios con preparación -mencioné varios al principio y habrá muchos más- para intentar ingeniar respuestas y solucionar problemas con vías que consideran plausibles. Mi  visión es que continúan en estado de shock post traumático de guerra y están bloqueados (porque tienen allí a sus familias), pero sólo ellos creo que pueden ayudar a encontrar a Europa la vía de salida de emergencia.

Libro de cantos copto (Antiphonar). Con aclaraciones en árabe (para ser más fácil de entender para los creyentes). Egipto, S. XVIII. Museo de Pérgamo, Berlín. Foto: María Zozaya.

-Movilizar a la red concienciando sobre el valor de la paz: poner a todos los miembros de Hypotheses, Wikipedia, Ideas4All y plataformas de inteligencia colectiva equivalentes, a publicar ideas o informaciones desde sus especialidades y diferentes naciones, para movilizar hacia la democracia y aclarar sobre los problemas de la destrucción de la guerra.

-Concienciar sobre los intereses actuales que conducen a la guerra de los países, y consiguen que presidentes apoyen la muerte de civiles de otros continentes. Hace años el gran Daniel Cohon-Bendit [7] estuvo inmerso en intensas campañas de denuncia de la venta de armas, llamando a la necesidad de unirse contra los múltiples intereses del capitalismo. A esto añado yo un comentario. Una vez que se muestra que dichos intereses son inviables (pues la crisis continúa), cabe una  pregunta retórica: no será la paz la única vía de traer prosperidad a los pueblos, sin ventas de armas que sólo contribuyen a la destrucción del mundo?

Citas del Inicio del libro de G. Kirkpatrick “War, what for?”, 1910.

 

Notas al pie:

[1] Vidal Cohen , La recherche operationelle. Que sais-je?, n. 941, París, PUF, 1995.

[2] Emmanuel Caillaud, Recherche Opérationnelle pour le Génie Industriel Master Génie Industriel, 2015. (http://emmanuel.caillaud.pagesperso-orange.fr/Emmanuel_Caillaud/Accueil_files/RO%202015%20version%20courte.pdf )

[3]   Vidal Cohen , La recherche operationelle. Que sais-je?, n. 941, París, PUF, 1995.

[4] Maria Zozaya, Diario de Guerra y Prisión del Ingeniero Jos Viaje y prisión del ingeniero militar José María Román durante la Guerra de la Independencia (1808-1814)Madrid: Fundación Lázaro Galdiano y S, 2008. ISBN:978-84-96411-50-0; 209 pp. Dspace: http://hdl.handle.net/10174/8840

[5] Estrategia condecorada con la concesión del título de conde de Belascoáin. Al respecto: María Zozaya, El Casino de Madrid: ocio, sociabilidad, identidad y representación social. Madrid: UCM,  2009; ISBN: 978-84-669-3190-8; 3 Vols. 854 pp.

[6] Citamos un libro cuya primera edición fue antes de la I Guerra Mundial, y nosotros hemos manejado la de: George G. Kirkapatric, War, What For?, Ohio, West Lafayette, Kirkpatrick, 1913.

[7] Daniel Cohn-Bendit, “Réfugiés : Dany demande des explications à Sarkozy”. Europe 1, 2015.

Sugerencia de cita:

María Zozaya, “La recherche operationelle” Digital. Disminuir los efectos de la guerra?”, Ingenieros prisioneros, ISSN 2444-8060, 01 Sept 2017 (https://ingenieros.hypotheses.org/153).


4 pensamientos sobre ““La recherche operationelle” Digital. Disminuir los efectos de la guerra?”

  1. Muy interesante propuesta. Un par de reflexiones: Primera, los gobiernos son para naturaleza pragmaticos y, por consiguiente, faltan creatividad y verdadera iniciativa progresista. La democracia solamente agrava los pragmatismos y mata creatividad. Sin embargo, el progreso sólo puede manifestarse por el camino de la creatividad y entonces tenemos la gran paradoja anarquista: La única forma de gobierno progresista es el gobierno que transcende la gobernabilidad.
    Segunda, si un estado tiene un ejercito, lo va a tener que usarlo. Mientras existan ejercitos, siempre habrán guerras. En realidad, nadie quiere sufrir las consequencias de una guerra y por consiguiente no es lógico, ni pragmatico, que existen ejercitos. Sin embargo, un estado sin ejercito es un gran rareza. ¿Porque no hay más presion social para deshacerse de estas instituciones caras e ilogicas?

  2. Enhorabuena por este maravilloso artículo. Es una propuesta original pero sin perder un ápice de rigor. Análisis, desarrollo y propuestas para un conflicto en particular -Siria-, pero que se puede extrapolar a otros.
    Durante la lectura, no observé en ningún momento que la autora se distanciase de la raíz del problema -es este un error común cuando se trata de proponer alternativas diferentes-; la guerra, con toda la carga de horror que lleva siempre consigo, no se despega en ningún momento del texto de la Dra. Zozaya. Este es un detalle importante, cuando entramos en las propuestas, lo hacemos con los pies en la tierra, sin fantasía.
    ¿Y sin en vez de implicar solo a tres políticos, un grupo de diplomáticos, intereses mercantiles etc. implicamos solo a personas que quieren ayudar a otras personas? Lo más parecido a esto que tendríamos serían las ONG, aunque esta seguiría siendo una responsabilidad delegada -en la propia organización no gubernamental-. Este artículo lo que propone es un canal por donde conducir todo el apoyo popular y canalizar esa fuerza hasta el fin del conflicto, el canal digital. De esta manera, tendríamos un conflicto solucionado por millones de personas en vez de por unos pocos políticos. Esas millones de personas al estar directamente implicadas en la solución, vigilarán también que no vuelva a repetirse.
    ¿Si el mayor recurso de ciencia, cultura y conocimiento del mundo -la wikipedia- se hace con la colaboración diaria de miles de personas, por qué no vamos a colaborar de la misma manera para conseguir la paz? Gracias nuevamente por esta brillante propuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *