Cuando «el otro» es “feo, sucio y huele mal”

Por Maria Zozaya

Así describía el barrio judío  Jose María Román cuando lo visitó en su tiempo de prisión del estado francés. Como un lugar donde todo es “feo, sucio y huele mal”.

El barrio judío de Nancy mantenía una de las comunidades judías más amplias de Francia cuando Román lo visitó entre 1810 y 1814. Mientras, en España, habían sido expulsados al exilio u obligados a convertirse ya desde 1492. Por ello, Román no conocía sus costumbres de primera mano. Sin embargo, en el país vecino logró hacerlo, se adentró entre sus casas y comercios, entró en una sinagoga e incluso asistió a un casamiento. Román describió el panorama del barrio judío y sus costumbres desde un punto de vista muy negativo. Aquí se presenta una interesante contradicción amparada por el mundo afectivo que llevó a María Zozaya a fijar su atención en ese tema y a analizar la actitud supuestamente contradictoria del ingeniero Román desde la perspectiva de la Historia de los Sentimientos. El hecho es que Román criticó el barrio judío, pero sin embargo, asistió, lo que eran palabras mayores para un cristiano de la época.

Cabe preguntarse, si tanta aversión le causasen, cómo se logra explicar que asistiese a una boda judía, o que le permitiesen estar allí presente, cosa que difícilmente pudo conseguir en una visita de un día o sin conocer a ningún judío.

Zozaya considera que en ese viaje hacia el otro, Román estaba guiado, primero, por su  interés antropológico, propio de la formación observadora de los ingenieros militares. Segundo, por su curiosidad ante un mundo perdido, que los odios históricos no le habían permitido presenciar en su propio país, compuesto por una mezcla secular de las tres culturas cristiana, árabe y musulmana, como él mismo podría reconocer en su diario a raíz de la mención del Libro Le juif errant; un mundo que parece odiar a priori pero al que se quiere acercar.

Cómo explica Zozaya esa actuación paradójica?, de que a la par quisiera verlo pero lo criticase tanto?

en esencia, considera muestra una visión tan negativa de el otro por los prejuicios entonces existentes en el mundo aristocrático sobre la denominada “limpieza de sangre”, por los que sería difícil que un cristiano pudiese ver con buenos ojos a un judío; que esas gafas de la cristiandad de un noble -aunque de tercera fila- no le permitieran ver la realidad sin deformarla de antemano. Incluso, es probable que si lo viera como algo positivo, no lo pudiera retratar así en su diario por no estar bien visto. Pero, en caso de que realmente viese a aquella comunidad como fea y sucia, dicha imagen quedaba condicionada en su cabeza posiblemente por la segregación secular contra ellos. Por otro lado, cabe cuestionar que Román asumiese en realidad aquella descalificación. El motivo, que esta actitud de odio ante el otro sería homogénea, en concreto, que se extendiese contra el francés , como posible enemigo que precisamente le mantenía prisionero en Francia. No fue el caso. No asumió los prejuicios contra el francés del mundo napoleónico, sino que entabló una estrecha amistad con varios de los franceses que le acogieron y respetaron en su tiempo de cautiverio. Ese sentimiento de afectividad precisamente lo refleja de un modo muy escueto en su diario privado de tiempo de guerra y prisión, donde pasaba así, al escribir sus sentimientos, a acercar las fronteras del mundo privado con el público. En ocasiones, tal vez se arrepintió de ello después, puesto que llegó a tachar las frases más vinculadas a su mundo afectivo, así es como hay que interpretar los tachones según Zozaya, cuando iban seguidos de la descripción de una persona con la cual Román había entablado fuertes lazos, como con Rafaela Bastida o Monsieur Jean Blau, académico de Nancy.

 

María Zozaya expuso éstas y otras ideas en su comunicación sobre “Franceses y judíos a través de la visión de un prisionero de guerra español en Francia (1809-1814)”, en el XV encuentro de la Ilustración al Romanticismo, sobre OBSCENIDAD, VERGÜENZA, TABÚ. Contornos y retornos de lo reprimido entre los siglos XVIII Y XIX, en la Universidad de Cádiz, en marzo del 2011.

La medida de todas las cosas

Por Maria Zozaya
Ese es el título del magnífico libro de Ken Adler, que cuenta la aventura de cómo los científicos Jean B. J. Delambre (1749-1822) y Pierre F. A. Méchain (1744-1804) consiguieron llegar a la medida del metro, una medida universal hecha por el hombre y para el hombre, que lograse acabar con la dispersión de medidas existente en el Antiguo Régimen.

La medida de todas las cosas inspiró seguramente a mucha gente a tratar el tema de pesos y medidas en la implantación del sistema métrico decimal. Motivó a quien escribe estas líneas a prestar atención al tema de las leguas y otras formas de medida tradicionales frente al nuevo hijo de las premisas de la ilustración, el metro. “Novecientas leguas” lleva por titulo su estudio introductorio de la edición crítica del diario del ingeniero militar José María Román en época de las guerras napoleónicas. El motivo para tratar el tema de las medidas fue que José Román hacía una continua alusión a la legua en su cuaderno de campo; la interpreté en relación con los cambios políticos, considerando la presencia de la legua como una referencia simbólica. A mi juicio remitía, primero, a cómo este ingeniero inicialmente se apegó al mundo de las medidas heterogéneas y locales previo a las reformas de la Revolución Francesa; segundo, cuando desaparece la legua de su diario, lo vinculaba a la implantación del liberalismo político en Francia y al metro universal que se intentó implantar. Allí fue prisionero Román, en Nancy, durante cinco años, época en que desapareció la legua de su diario (al igual que en el Imperio, en teoría). Después, a su regreso a España, la legua vuelve a aparecer, lo que vinculé con el retorno de la monarquía absoluta de Fernando VII, cuando se abolieron las modernas normas dirigidas a la implantación del metro.

La magnífica obra de Ken Adler ha generado admiraciones intelectuales múltiples. Entre ellas, cabe destacar que ha inspirado a la Casa da Balança Portuguesa (Camara Municipal de Évora), a realizar una exposición donde se promueve la divulgación del proyecto científico de la consecución del metro, y lo logra con un animatógrafo y un gabinete muy didáctidos. La base de inspiración es el libro de Adler, completo protagonista de esta preciosa exposición. La casa da Balança que la alberga reúne un fondo material de gran interés dedicado al mundo de las medidas. Está precisamente situado en una antiguo establecimiento almacén que se dedicaba al peso y distrubución de los productos hortícolas (Largo Chao das Covas, Evora, Portugal). Está realizado con gran detalle y cuidado pese a la modestia de sus posibilidades económicas. En este sentido son bienvenidas las donaciones de material de medidas, también en régimen de tenencia, que se pueden recuperar de la exposición cuando se quiera. Pese a esas limitaciones logran una exposicion muy didáctica que resulta ser otra muestra más de la preocupación por la ciencia que existe en Portugal, y particularmente en Évora.

Bodegón con emblema de Wither´s, Edward Collier Victoria And Albert Museum. Foto: Maria Zozaya
Bodegón con emblema de Wither´s, Edward Collier Victoria And Albert Museum. Foto: Maria Zozaya

Condiciones de vida en una prisión de élite, Nancy 1812-2012

Por Maria Zozaya
Entre los días 10 al 12 de abril se celebró el primer Congreso Internacional sobre Instituciones Punitivas en  la Universidad de Castilla La Mancha en Ciudad Real, España.

El congreso fue coordinado por el reconocido especialista en la materia Pedro Oliver y contó con el secretario técnico y comunicante Jesus Carlos Urda Lozano. Reunió a múltiples especialistas como Pedro Oliver, Iñaki Rivera, Pedro Ortego, Ana Simón, Pere Sola, Margarita Torremocha, Evaristo Martínez-Radio, Leonor Zozaya, Mikel Izard, Alicia Alonso Merino, Hernández Holgado o Fernando Mendiola. Se enfocó el tema desde el Derecho Penal, la Historia de las prisiones, la Antropología y la Sociología.

El resumen del paper puede verse en el vídeo, donde Pedro Oliver presentaba a Maria Zozaya cuando resumía su comunicación “Imágenes de la Prisión en tiempo de guerra, 1812, 1912, 2012” .

En su estudio analiza a los prisioneros españoles en Francia durante la época napoleónica (1809-1814), con fotografías recientemente descubiertas que revelan las formas de vida en las casernas militares y la ciudad en la década de 1920 y llega hasta nuestros días con la distorsión que se tiene de aquel fenómeno de cautiverio.

Zozaya narra la verdadera experiencia del cautiverio con el objetivo de sacar a la luz esas vivencias positivas, hoy prácticamente desconocidas. En este caso, las ha acompañado con fotos del 1900 que desde el año 2000 no se sabía que acompañaban esos relatos de vida positivos, fuese en la tasca, en los cuartos, en los lavaderos con sus compañeros ingenieros. El objetivo de rescatar esa información novedosa es ir eliminando mitos y errores que predominan en el imaginario colectivo acerca de las prisiones de guerra de elite en el 1800 europeo, porque se tiende a proyectar hacia el pasado, en parte desde la visión del 2000, donde se olvidan por completo los conceptos de una prisión de élite para el pasado.

Zozaya estructuró en tres partes el contenido en la comunicación escrita, que puedes ver muy resumida en el vídeo en  https://mariazozaya.wordpress.com .  En el congreso sólo lo planteó levemente el tema por la limitación de tiempo a los cinco minutos que pueden verse en el vídeo, donde Pedro Oliver presenta a la doctora Maria Zozaya en el I Congreso Internacional de Historia de la Prisión.

Créditos

Los contenidos de este congreso , que se trata de un estudio de los grupos profesionales de ingenieros en la larga duración, fue preparado gracias a varias estancias y presentaciones realizadas dcon los fondos del proyecto dirigido por Francisco Villacorta Baños en el CSIC, Centro de Ciencias Humanas y Sociales, titulado “Grupos profesionales, corporativismo y políticas sectoriales del estado durante la dictadura de Primo de Rivera”. Ref.: HUM 2007-62675/HIST.

Las fotografías que fueron esenciales para reconstruir los lugares que seguían intactos a la altura de la década de 1920 proceden de la colección “Nancy Hier”, de Pierre Boyer.

 

 

De la barbarie napoleónica a la civilizacion francesa (1808-1814)

Barbarie y Civilización era el tema que movía el XVI Encuentro de la Ilustración al Romanticismo Fue inaugurado con la conferencia Civilización y urbanidad, barbarie y “decivilización” de Roger Chartier, reconocido historiador por sus estudios de Historia  de la escritura y de las representaciones.

El symposio contó con múltiples intervenciones en varias salas simultáneas, de las cuales en el vídeo inferior pueden verse la de Leonor Zozaya, con su investigación ¿Quién era el bárbaro y quién el civilizado? Controversias dieciochescas entre oficiales y arhiveros; Dolores Gimeno, con Memoria y relato del horror: el saqueo de Tarragona por los franceses en 1811. 

Puedes ver todas las conferencias clickando aquí, (UCA, 2013)

María Zozaya fue la primera en intervenir en la sesión, con su paper: De la barbarie bélica napoleónica a la civilización francesa. Espacios de sociabilidad intelectual en tiempo de prisión.

En ella planteó el posible espejismo del historiador al buscar la idea de barbarie en circunstancias teóricamente adversas y de conflicto,  en su caso en tiempo de guerra y prisión. Precisamente surgió al estudiar el caso que estudiaba de los ingenieros militares, individuos que estaban preparados para el oficio de la denfensa y estrategia en tiempo de guerra, cuestión que modificaba altamente sus percepciones y que lleva a hablar a María Zozaya de la subjetivación de la barbarie durante su presencia en las guerras napoleónicas de Zaragoza en 1808, pues no les parecía como algo bárbaro.

En la misma línea de aparente paradoja, cuando después de las guerras napoleónicas los ingenieros que analiza fueron conducidos como prisioneros de élite desde Zaragoza a Francia en 1809, aparece otra aparente contradicción. Los prisioneros pasan a reflejar el mundo de la civilización del ámbito francés, elemento claramente tamizado por  la subjetividad de las vivencias de estos personajes entre 1809 y 1815 y debido a la formación científica condicionada por la naturaleza de su oficio y elevada formación científica. En el vídeo puede escucharse esta investigación (15 minutos) y las mencionadas, al final de las cuales se recoge el debate que contó con las aportaciones finales del propio Roger Chartier, primer espectador que aparece en la pantalla.

 

El XVI Encuentro de la Ilustración al Romanticismo, titulado Barbarie y Civilización. Cádiz, América y Europa ante la modernidad, 1750-1850. Tuvo lugar en la Universidad de Cádiz entre el  18 y 19 de octubre 2013.

¿Quién es Blake?

Por Maria Zozaya

En el salón de actos de la Facultad de Filología de la Universidad Complutense,  en el congreso internacional Temporalité et Contextes: Approches Interdisciplinaires entre l’Art, l’Histoire et la Linguistique., María Zozaya expuso su poster “Qui est Blake? Une biographie, deux personnes, quatre mains. Le manuscrit sur Joaquín Blake. Une analyse textuelle à partir de l’histoire culturelle”.

ZozayaBlakePoster

En ella Zozaya estudia la biografía del ingeniero militar Joaquín Blake Joyes (1759-1827). Se centra en el manuscrito que se encuentra en los fondos de la Biblioteca Nacional (BNE, MMS: 22988), sin fecha de escritura ni firma reconocida. Tras analizar diversos aspectos formales y de contenidos, por un lado, Zozaya atribuye su autoría a José María Román; por otro lado, llega al sentido último del escrito. Se debe al intento de rescate de la figura de Blake para dignificar su memoria, por motivos afectivos vinculados a lazos familiares y a las formas de representación social de su imagen pública.

Respecto al cuestionamiento de la autoría, a las preguntas de ¿Quién escribe la biografía y porqué? considero que lo escribió José Mª Román. Fue yerno preferido de Blake, y  la redactó tras su muerte para recuperar su figura ante la opinión pública.El motivo: que, de ser elogiado y afamado por sus méritos, pues se destacó por su lucha al mando del ejército contra los franceses (1808-1812, con glorias como la Batalla de la Albuera), pasó a ser desterrado y denostado por los grupos conservadures en el poder.

La causa fue por servir al sistema constitucional (de 1810-12 fue presidente del Consejo de Regencia, creador del Estado Mayor, Director General del Cuerpo de Ingenieros y en 1820-23 decano del Consejo de Estado). Por aceptar sus cargos  y por su tendencia progresista fue  desterrado en 1823 por Fernando VII y camarillas de enemigos. Se denigró su figura y castigó a una damnatio memoriae. Su prestigio simbólico le fue negado tras el destierro. José María Román intentó rescatar su trayectoria debido a los vínculos afectivos, profesionales y familiares (como ingeniero militar que era, también de la Real de Alcalá de Henares, o el destierro al que le acompañó, y se casó con su hija Inés Blake). Entonces Román, cuando pasó aquellas vivencias de la primera persona -de la experiencia narrada por el propio Blake-, a la segunda persona -a la biografía-, lógicamente introdujo elementos subjetivos, todos los que inevitablemente median entre el emisor y el receptor en el proceso de la comunicación. En ese lapso para llegar al ámbito público aparece un intermedio entre la realidad y la subjetividad del escritor, que generan parte de ficción y construyen una representación. Así lo hemos verificado contrastando su trayectoria, sus descripciones, así como las imágenes que han quedado en el registro iconográfico de Joaquín Blake. Conducen a la pregunta de ¿quién es Blake? ¿cuál es su biografía y su realidad? ¿dónde queda el perfil ideal y dónde la propia realidad? ¿cuáles son esas imágenes, tanto en su época, como tras su muerte, y cuáles existen hoy en día?

JoaquinBlakeMariaZozaya

Puedes bajarte este poster y citarlo con la siguiente referencia:

-Zozaya, María “Qui est Blake? Une biographie, deux personnes, quatre mains. Le manuscrit sur Joaquín Blake. Une analyse textuelle à partir de l’histoire culturelle”. Temporalité et Contextes: Approches Interdisciplinaires entre l’Art, l’Histoire et la LinguistiqueUniversidad Complutense de Madrid, Facultad de Filología, 10-11 May 2012

 

Rescatar los momentos oscuros en la trayectoria biográfica?

Por Maria Zozaya

Las biografías pueden servir para aportar luz sobre una determinada época (1). Pero, a mi juicio también las sombras pueden aportar relevante luz sobre una historia de vida, como estudio siguiendo las trayectorias enlazadas de dos ingenieros militares que vengo tratando hace un lustro.

En el vídeo puedes ver la conferencia concreta aquí resumida (UCA, 2014).

El momento oscuro de una biografía a menudo es dejado de lado cuando se quiere recuperar a un personaje o cuando se quiere rescatar su trayectoria vital. Los pasajes malditos a menudo quedan en el tintero del olvido por dos motivos principalmente. Primero, porque se desconozcan las fuentes sobre esa etapa negativa para el personaje (fuentes que pudo ocultar el mismo para no ser reprimido en su época); segundo, porque se le otorgue poca importancia a esos duros momentos al considerar que no contribuyeron a darle relevancia. Paradójicamente, esos momentos que se consideran oscuros pueden ser de gran utilidad -como digo- para aportar luz sobre la vida y el contexto del biografiado y del biografiador. Así lo mostré en I Congreso Liberal sobre La represión absolutista y el exilio (Cádiz, 6-8 mayo, 2014) desde la moderna perspectiva de la biografía cultural. En la presentación «Joaquín Blake y José Mª Román, trayectorias paralelas en el exilio”, analicé la estrecha unión de ambos personajes en el momento oscuro de la depuración de Fernando VII, tras el periodo Constitucional de 1812 (represión de 1814-1816), y tras el Trienio Liberal de 1820 a 1823, con el exilio de ambos personajes de 1823 a 1827, cuando purgaron con las vejaciones del rey el haber profesado ideas constitucionales en los mencionados periodos progresistas.

Román, aquel profesor de la Real Academia de Ingenieros de Alcalá de Henares, junto a Joaquin Blake, quien fuera jefe del Cuerpo de Estado Mayor y Regente del Reino durante las Cortes de 1812, unieron sus trayectorias profesionales desde 1803. Con las guerras napoleónicas sufrieron respectivos cautiverios en Francia (de 1809 y 1812 y Blake de 1812 hasta 1814). Tras su regreso en 1814 y tras la depuración Fernandina en la Real Academia de Ingenieros de Alcalá de Henares, volverían a unir sus trayectorias profesionales y de sociabilidad, que quedaron selladas por sus redes familiares desde el matrimonio de Román con Inés Blake en 1817. Durante el Trienio Liberal (1820-1823), Blake tuvo de nuevo protagonismo en el mundo constitucional, y que fue secundado por Román,lo cual iba a ser reprimido con el retorno del absolutismo de Fernando VII en 1823. Entonces consagraron la unión de sus trayectorias desde el duro exilio de 1823, viaje que emprendieron juntos debido a su comunión de intereses y a su unión forjada por la sociabilidad cotidiana. Esa dura historia que sufrieron ambos fue narrada por José María Román, en diversos documentos que compondrían una biografía de Joaquín Blake, donde indirectamente realizaba la exaltación del mártir del sistema constitucional.

Siguiendo en profundidad ese recorrido de la complicada historia de Joaquín Blake durante la represión, al ver sus elementos de unión, y al analizar el modo en que Román hablaba de las dificultades de Blake (por las vejaciones del rey), concluyo que en el fondo Román estaba ensalzando a Blake y justificando sus actuaciones para intentar dejar impoluto el prestigio familiar a través de la memoria. Una memoria que le concernía en primer plano, pues estaba intentando limpiar “las manchas” de la represión fernandina y el exilio con argumentos constitucionales que tendían a dejar impoluta su propia memoria. Así, considero que el motivo de realizar la biografía de Joaquin Blake era “de primera persona”, porque debido a sus redes matrimoniales con su hija, en el fondo Blake se había convertido en el depositario del linaje de Román. Es decir, Blake, el otro, “la segunda persona”, era quien contaba con el más importante ascendente familiar y de sangre, tenía el pedigrí del católico perseguido, además de que era quien detentaba el prestigio profesional como ingeniero creador del Estado Mayor. En definitiva, el rescatar el brillo biográfico de Blake, suponía rescatar su propio honor, pues a mi juicio Blake era el espejo en que se miraba Román, y al escribirle la biografía redactaba parte de la suya.

(1)   Como retomaron Isabel Burdiel y Colin Davies de los victorianos eminentes de Strachey, en El otro, el mismo, biografía y autobiografía en Europa (s. XVI al XIX).Valencia, Universidad, 2005.

Créditos de la Imagen: BNE, mapa de la Batalla de la Albuera, explicación justificativa de Joaquín Blake en un momento en que fue encumbrado como héroe, 1811.