Archivo de la categoría: Prisioneros

PRIWA: formas de vida, humanidad y tristezas en los prisioneros de guerra de las naciones borbónicas e Inglaterra, S.XVIII

El presente título remite al proyecto sobre prisioneros  titulado “Prisoners of war between the Bourbon nations and the United Kingdom during the 18th Century: ways of life and humanity in misfortune” (“PriWa”), ideado por el doctor  Evaristo Martinez-Radío Garrido. Según las propias palabras del investigador, el proyecto:
“Parte de una concepción comparativa a nivel internacional para dar a conocer puntos de vista de un mismo fenómeno sobre  los protagonistas de la guerra anónimos .
Reúne documentación de distintos países, en este caso más borbónicos con el Reino Unido. Teniendo en cuenta que el destino del capturado en campaña en el siglo XVIII podía ser muy distinta según las normas morales de la época, según cómo hubieran depuesto las armas, su religión, grupo social y honor de ambos contendientes -esto es, tanto del capturado como del captor-. Así, los prisioneros, dependían totalmente de la aplicación de tales normas que no necesariamente estaban escritas y la viariedad de situaciones podia ser amplia, desde grandes crueldades hasta aspectos que hoy llamarían la atención por laxos. Aquí, nos fijamos más en las concepciones racionales de la época y en los deberes de los captores de facilitar manutención, asistencia sanitaria e higiénica a los cautivos.
Dartmoor Prison and English Barracks. Fuente: The British Library (ver créditos)
Este punto es interesante porque, no solo afectaba tanto al militar vencedor y al propio desafortunado (calificativo que en ciertos casos es ciertamente relativo), sino también a la población civil y lugares donde se albergaron, pues debían proveerlos de tales medios e incluso ser responsables de su custodia. Obviamente, esto afectaba seriamente a su rutina diaria, pues no se puede perder de vista el contexto histórico, las mentalidades de la población (eminentemente rural) y económico de la época. Es decir, esa forma de vida de la gente del común que se ve sorprendida y obligada a mantener a alguien que en principio podia ser su enemigo –concepto que tiene diferentes puntos de vista y que también se verá afectado a fines de centuria por la Revolución Francesa- y no compartía ni su lengua ni religion.
Con todo y sin embargo, a pesar del horror de lo que supone una Guerra, lo cual también se muestra en el proyecto, hubo lugar para el respeto y el honor, que mitigaba su situación (cuando se daba). Debemos entender entonces que el destino de un prisionero no era necesariamente desgraciado y hubo lugar para la humanidad. Con estas variantes, detectamos una evolución de tales normas morales desde el principio de la centuria hasta la Revolución Francesa, como se acaba de mencionar, que tundra su continuación ya en época napoleónica. Es un momento de gran interés pues el prisionero de Guerra, hasta ese momento un professional o un campesino movilizado por ejemplo, se convierte en enemigo politico. Esto tendrá repercusiones en el trato con y hacia él.
Porchester Castle Hampshire (que albergó prisioneros franceses). Fuente: The British Library (ver créditos)
Este ambicioso proyecto, entonces analiza las diferentes formas de cautividad, teniendo en cuenta los contextos politicos y culturales del momento. Pero contempla también otros aspectos, así fijándose en cómo el fenómeno de los prisioneros afectó a la población civil, a su vida familiar y la repercusión en sus lugares de origen o el diverso impacto psicológico que se puede detectar en ellos. Otro punto destacado es el análisis en la evolución de las raíces de las leyes de la guerra antes de las más conocidas del siglo XX, pero que no se pueden entender sin tales raíces en el XVIII. Como decimos, es ambicioso, pero el Dr. Martínez-Radío no parte de cero, lo cual es una ventaja.
Con todo, tal proyecto constituye una aportación a nivel general y gran oportunidad a nivel particular que le permite seguir formándose y aprendiendo,en este caso en la Universidad de Warwick, con el equipo de la doctora Astbury”. (1)
“Prisioneros”, por Scultori, Giovanni Battista (1503-1575), 1773. Fuente: BNE (ver créditos).

Sobre el autor del texto, Martínez-Radio:

“El pasado sábado 1 de julio, el Dr Evaristo Martinez-Radío Garrido comenzó sus labores respecto haber conseguido un contrato postdoctoral Marie Sklodowska-Curie Actions Individual Fellowships (IF), call: H2020-MSCA-IF-2016, de la Unión Europea. Tiene como objetivo desarrollar el proyecto de investigación “Prisoners of war between the Bourbon nations and the United Kingdom during the 18th Century: ways of life and humanity in misfortune” (“PriWa”), con base en la Universidad de Warwick (Reino Unido), en el equipo de la Dra. Katherine Astbury y contempládose igualmente una estancia de 6 meses en la Blaise Pascal (Francia) con el Dr. Philippe Bourdin. Lleva asociado docencia internacional así como la organización de actividades como congresos, cursos y publicaciones. De hecho, ya está embarcado en la organización de un seminario sobre los cautivos en la guerra, con el título provisional de Prisoners of war and Human Rights in Europe before Geneva: 17th-19th centuries, que está previsto que tenga lugar a finales de octubre con expertos internacionales.” (2) 

http://www.verbum-analectaneolatina.hu//cikk.php?id=477

 

Créditos:

Título en negrita: trabajo de edición de María Zozaya

(1) y (2) Texto sin negrita: Evaristo Martínez-Radio

Imágenes facilitadas por Evaristo Martínez-Radío:

-Cabecera y primera imagen: “Dartmoor Prison and English Barrack”,  The British Library. Description: View from above showing the layout of Dartmoor Prison and a barracks for English soldiers. 1810; Exhibition: King George III Topographical Collection.

-Segunda imagen: “Porchester Castle Hampshire” The British Library Description:  A significant fort since the Roman era, Porchester castle remained in continual use for several centuries. Creator: Grose, Francis; Date: 16/07/1779. From exhibition: King George III Topographical Collection.

 -Tercera imagen: Prisioneros”, por Scultori, Giovanni Battista (1503-1575), publicado en 1773. Fuente: Biblioteca Nacional de España.

Sugerencia de cita de esta entrada

Evaristo Martínez-Radío, “PRIWA: formas de vida, humanidad y tristezas en los prisioneros de guerra de las naciones borbónicas e Inglaterra”, Ingenieros prisioneros, 2444-8060 (1-08-2017).

Prisioneros en el mar, o “British Maritime Prisoners”, por Trenton Cole

La página web Ingenieros prisioneros tiene el honor de contar con el nuevo apartado de colaboraciones. La inaugura con la participación del doctor Trenton Cole Jones con el resumen de su último articulo sobre cautivos, titulado: “Los terribles efectos de la crueldad británica: El tratamiento de los prisioneros marítimos británicos y la radicalización de la guerra revolucionaria en el mar”. Publicado en el Journal of the Early Republic (2016), en él analiza el motivo del recrudeciemiento de las lamentables condiciones de los marineros americanos en cautiverio británico durante la revolución americana, como resume seguidamente:

The Dreadful Effects of British Cruilty: The Treatment of British Maritime Prisoners and the Radicalization of the Revolutionary War at Sea”.

“Historians of the American Revolution have long noted the horrific conditions American sailors endured in British captivity.

Treated as rebels and pirates, more Americans perished in British prisons and prison ships than in combat. Yet few scholars have questioned how the revolutionaries responded to such provocation.

In answering this question, this essay explores how revolutionary Americans addressed the problems of capturing, confining, administering, and eventually releasing enemy mariners over the course of the war. At the outset of hostilities, colonial Americans possessed a normative set of expectations about the conduct of war at sea derived from their understandings of European conventions and their experience in prior imperial conflicts.

These norms stressed the humane treatment of enemy prisoners and their speedy release through equitable exchange.

As the war progressed, however, and Americans learned of the continual abuse of captured American sailors, Parliament’s criminalization of American privateering, and a surge of loyalist privateers that brought civil war to the high seas, revolutionaries began to reconsider this humane stance. These factors coalesced to radicalize the revolutionary war effort, transforming captive British and loyalist mariners into ideal objects of retributive justice in the eyes of their captors. Politically constrained from either forming a naval bureaucracy capable of curbing the war’s escalating violence or ending the odious cycle of retaliation through a large-scale prisoner exchange, Congress only exacerbated the problem. Captive mariners continued to endure unremitting horrors for the remainder of the war. Though Washington and others trained in the European mode decried this transformation, once begun, peace alone could end the radicalization of the Revolutionary War at sea.”

Written by: PhD Trenton Cole Jones, Purdue University.

*

CITA/ QUOTE this written:

«Prisioneros en el mar,  o “British maritime prisoners”, por Trenton Cole», In María Zozaya, Ingenieros Prisioneros, ISSN 2444-8060. (28-12-2017).

on-board-a-british-prison-ship

Image: Historical Fiction.

Más allá de la fronteras

Por María Zozaya

Más allá de las fronteras existen lazos solidarios en tiempos de guerra. A veces se desconoce si las hay, pero la única vía es huir del infierno que se presenta en el lugar donde se vivía.

Pese a los avances de las democracias sigue siendo un tema de lamentable actualidad, la salida de emergencia al país vecino, aún cuando se cuente con la incertidumbre del destino inmediato. En el pasado, a menudo fue la senda de un río o un puente de frontera el que llevó al camino de la salvación. Diversos libros y publicaciones se han hecho eco de las ayudas que entre pueblos se han tejido, ayudas más allá de las fronteras, de las exclusiones políticas, de las razas y de la sangre.

En el caso hispano luso, ya desde el siglo XIX los lazos venían proponiéndose con los postulados del Iberismo.

proponían la unión de ambas naciones sobre la base de elementos de unión cultural comunes, como la lengua, la música, y las ideas de raza que primaban en el pasado . Si bien ya existían lazos de ayuda con anterioridad, la Guerra Civil española de 1936 fue testigo de arriesgados apoyos de solidaridad, en que quienes protegían dejaban de lado su propio instinto de supervivencia para proteger al pueblo vecino.

Ese tipo de actitudes fueron más comunes, afortunadamente. Abundaron en la Galicia de la frontera, ya fuese en zulos, falsas paredes o incluso bajo el hueco donde se acomodaba a la vaca. Este tipo de ayudas singulares, diferentes todas pero iguales en sus objetivos solidarios, se han dado con más frecuencia en tiempos históricos de crisis, como hemos podido estudiar en la Francia napoleónica con los ingenieros prisioneros de élite, donde los vecinos a menudo escondieron a grupos de suboficiales que llevaban años conviviendo con ellos.  Ingenieros que comenzaron en sus casas en régimen de cautiverio y que terminaron en régimen de amistad. A menudo es necesario rescatar ese tipo de ayudas  por parte de los Estados, en vez promover actitudes de fronteras cerradas.

El presente documental habla del mismo caso en el pueblo de Barrancos, situado en la frontera entre Extremadura y Portugal. Muestra la ayuda que brindó secretamente Portugal hacia los españoles que huían del franquismo. La encontraron siguiendo el río, por un lado gracias a la solidaridad de los pueblos vecinos en Extremadura. Por otro lado, dependió de la movilización de una persona, del teniente António Augusto de Seixas, pese a su dependencia del régimen de Salazar.

La sinopsis del documental que pueden ver clickando la imagen (procedente de Producciones Mórrimer) es el siguiente:
“Septiembre de 1936. Los últimos pueblos republicanos situados junto a Portugal son conquistados por las tropas del general Franco. Al igual que en Badajoz y otras poblaciones, la represión que desatan es brutal. El apoyo del dictador portugués Salazar a los golpistas no hace aconsejable huir hacia Portugal, pero para muchos es su única salida. De esta manera, cientos de personas deciden cruzar la frontera perseguidos de cerca por los sublevados. El procedimiento habitual de las autoridades portuguesas es entregarlos a sus aliados franquistas, que proceden a fusilarlos sin tardanza. Sin embargo, gracias a la humanitaria intervención del teniente portugués António Augusto de Seixas, se crean dos campos de refugiados junto a la localidad de Barrancos para alojar y proteger a este grupo de españoles”.

*

Créditos:

Agradecimientos a Fernando Moital tanto por facilitar el documental como el libro: de Francisco Espinosa Mestre, Barrancos en la encrucijada de la Guerra Civil Española, 1936,  Extremadura, Editora Regional, 2009.

Foto superior: Puente Algures, de Melgaço, entre el Miño y la sierra (Fuente: Blog Melgaço)

Cuando «el otro» es “feo, sucio y huele mal”

Por Maria Zozaya

Así describía el barrio judío  Jose María Román cuando lo visitó en su tiempo de prisión del estado francés. Como un lugar donde todo es “feo, sucio y huele mal”.

El barrio judío de Nancy mantenía una de las comunidades judías más amplias de Francia cuando Román lo visitó entre 1810 y 1814. Mientras, en España, habían sido expulsados al exilio u obligados a convertirse ya desde 1492. Por ello, Román no conocía sus costumbres de primera mano. Sin embargo, en el país vecino logró hacerlo, se adentró entre sus casas y comercios, entró en una sinagoga e incluso asistió a un casamiento. Román describió el panorama del barrio judío y sus costumbres desde un punto de vista muy negativo. Aquí se presenta una interesante contradicción amparada por el mundo afectivo que llevó a María Zozaya a fijar su atención en ese tema y a analizar la actitud supuestamente contradictoria del ingeniero Román desde la perspectiva de la Historia de los Sentimientos. El hecho es que Román criticó el barrio judío, pero sin embargo, asistió, lo que eran palabras mayores para un cristiano de la época.

Cabe preguntarse, si tanta aversión le causasen, cómo se logra explicar que asistiese a una boda judía, o que le permitiesen estar allí presente, cosa que difícilmente pudo conseguir en una visita de un día o sin conocer a ningún judío.

Zozaya considera que en ese viaje hacia el otro, Román estaba guiado, primero, por su  interés antropológico, propio de la formación observadora de los ingenieros militares. Segundo, por su curiosidad ante un mundo perdido, que los odios históricos no le habían permitido presenciar en su propio país, compuesto por una mezcla secular de las tres culturas cristiana, árabe y musulmana, como él mismo podría reconocer en su diario a raíz de la mención del Libro Le juif errant; un mundo que parece odiar a priori pero al que se quiere acercar.

Cómo explica Zozaya esa actuación paradójica?, de que a la par quisiera verlo pero lo criticase tanto?

en esencia, considera muestra una visión tan negativa de el otro por los prejuicios entonces existentes en el mundo aristocrático sobre la denominada “limpieza de sangre”, por los que sería difícil que un cristiano pudiese ver con buenos ojos a un judío; que esas gafas de la cristiandad de un noble -aunque de tercera fila- no le permitieran ver la realidad sin deformarla de antemano. Incluso, es probable que si lo viera como algo positivo, no lo pudiera retratar así en su diario por no estar bien visto. Pero, en caso de que realmente viese a aquella comunidad como fea y sucia, dicha imagen quedaba condicionada en su cabeza posiblemente por la segregación secular contra ellos. Por otro lado, cabe cuestionar que Román asumiese en realidad aquella descalificación. El motivo, que esta actitud de odio ante el otro sería homogénea, en concreto, que se extendiese contra el francés , como posible enemigo que precisamente le mantenía prisionero en Francia. No fue el caso. No asumió los prejuicios contra el francés del mundo napoleónico, sino que entabló una estrecha amistad con varios de los franceses que le acogieron y respetaron en su tiempo de cautiverio. Ese sentimiento de afectividad precisamente lo refleja de un modo muy escueto en su diario privado de tiempo de guerra y prisión, donde pasaba así, al escribir sus sentimientos, a acercar las fronteras del mundo privado con el público. En ocasiones, tal vez se arrepintió de ello después, puesto que llegó a tachar las frases más vinculadas a su mundo afectivo, así es como hay que interpretar los tachones según Zozaya, cuando iban seguidos de la descripción de una persona con la cual Román había entablado fuertes lazos, como con Rafaela Bastida o Monsieur Jean Blau, académico de Nancy.

 

María Zozaya expuso éstas y otras ideas en su comunicación sobre “Franceses y judíos a través de la visión de un prisionero de guerra español en Francia (1809-1814)”, en el XV encuentro de la Ilustración al Romanticismo, sobre OBSCENIDAD, VERGÜENZA, TABÚ. Contornos y retornos de lo reprimido entre los siglos XVIII Y XIX, en la Universidad de Cádiz, en marzo del 2011.

Condiciones de vida en una prisión de élite, Nancy 1812-2012

Por Maria Zozaya
Entre los días 10 al 12 de abril se celebró el primer Congreso Internacional sobre Instituciones Punitivas en  la Universidad de Castilla La Mancha en Ciudad Real, España.

El congreso fue coordinado por el reconocido especialista en la materia Pedro Oliver y contó con el secretario técnico y comunicante Jesus Carlos Urda Lozano. Reunió a múltiples especialistas como Pedro Oliver, Iñaki Rivera, Pedro Ortego, Ana Simón, Pere Sola, Margarita Torremocha, Evaristo Martínez-Radio, Leonor Zozaya, Mikel Izard, Alicia Alonso Merino, Hernández Holgado o Fernando Mendiola. Se enfocó el tema desde el Derecho Penal, la Historia de las prisiones, la Antropología y la Sociología.

El resumen del paper puede verse en el vídeo, donde Pedro Oliver presentaba a Maria Zozaya cuando resumía su comunicación “Imágenes de la Prisión en tiempo de guerra, 1812, 1912, 2012” .

En su estudio analiza a los prisioneros españoles en Francia durante la época napoleónica (1809-1814), con fotografías recientemente descubiertas que revelan las formas de vida en las casernas militares y la ciudad en la década de 1920 y llega hasta nuestros días con la distorsión que se tiene de aquel fenómeno de cautiverio.

Zozaya narra la verdadera experiencia del cautiverio con el objetivo de sacar a la luz esas vivencias positivas, hoy prácticamente desconocidas. En este caso, las ha acompañado con fotos del 1900 que desde el año 2000 no se sabía que acompañaban esos relatos de vida positivos, fuese en la tasca, en los cuartos, en los lavaderos con sus compañeros ingenieros. El objetivo de rescatar esa información novedosa es ir eliminando mitos y errores que predominan en el imaginario colectivo acerca de las prisiones de guerra de elite en el 1800 europeo, porque se tiende a proyectar hacia el pasado, en parte desde la visión del 2000, donde se olvidan por completo los conceptos de una prisión de élite para el pasado.

Zozaya estructuró en tres partes el contenido en la comunicación escrita, que puedes ver muy resumida en el vídeo en  https://mariazozaya.wordpress.com .  En el congreso sólo lo planteó levemente el tema por la limitación de tiempo a los cinco minutos que pueden verse en el vídeo, donde Pedro Oliver presenta a la doctora Maria Zozaya en el I Congreso Internacional de Historia de la Prisión.

Créditos

Los contenidos de este congreso , que se trata de un estudio de los grupos profesionales de ingenieros en la larga duración, fue preparado gracias a varias estancias y presentaciones realizadas dcon los fondos del proyecto dirigido por Francisco Villacorta Baños en el CSIC, Centro de Ciencias Humanas y Sociales, titulado “Grupos profesionales, corporativismo y políticas sectoriales del estado durante la dictadura de Primo de Rivera”. Ref.: HUM 2007-62675/HIST.

Las fotografías que fueron esenciales para reconstruir los lugares que seguían intactos a la altura de la década de 1920 proceden de la colección “Nancy Hier”, de Pierre Boyer.

 

 

De la barbarie napoleónica a la civilizacion francesa (1808-1814)

Barbarie y Civilización era el tema que movía el XVI Encuentro de la Ilustración al Romanticismo Fue inaugurado con la conferencia Civilización y urbanidad, barbarie y “decivilización” de Roger Chartier, reconocido historiador por sus estudios de Historia  de la escritura y de las representaciones.

El symposio contó con múltiples intervenciones en varias salas simultáneas, de las cuales en el vídeo inferior pueden verse la de Leonor Zozaya, con su investigación ¿Quién era el bárbaro y quién el civilizado? Controversias dieciochescas entre oficiales y arhiveros; Dolores Gimeno, con Memoria y relato del horror: el saqueo de Tarragona por los franceses en 1811. 

Puedes ver todas las conferencias clickando aquí, (UCA, 2013)

María Zozaya fue la primera en intervenir en la sesión, con su paper: De la barbarie bélica napoleónica a la civilización francesa. Espacios de sociabilidad intelectual en tiempo de prisión.

En ella planteó el posible espejismo del historiador al buscar la idea de barbarie en circunstancias teóricamente adversas y de conflicto,  en su caso en tiempo de guerra y prisión. Precisamente surgió al estudiar el caso que estudiaba de los ingenieros militares, individuos que estaban preparados para el oficio de la denfensa y estrategia en tiempo de guerra, cuestión que modificaba altamente sus percepciones y que lleva a hablar a María Zozaya de la subjetivación de la barbarie durante su presencia en las guerras napoleónicas de Zaragoza en 1808, pues no les parecía como algo bárbaro.

En la misma línea de aparente paradoja, cuando después de las guerras napoleónicas los ingenieros que analiza fueron conducidos como prisioneros de élite desde Zaragoza a Francia en 1809, aparece otra aparente contradicción. Los prisioneros pasan a reflejar el mundo de la civilización del ámbito francés, elemento claramente tamizado por  la subjetividad de las vivencias de estos personajes entre 1809 y 1815 y debido a la formación científica condicionada por la naturaleza de su oficio y elevada formación científica. En el vídeo puede escucharse esta investigación (15 minutos) y las mencionadas, al final de las cuales se recoge el debate que contó con las aportaciones finales del propio Roger Chartier, primer espectador que aparece en la pantalla.

 

El XVI Encuentro de la Ilustración al Romanticismo, titulado Barbarie y Civilización. Cádiz, América y Europa ante la modernidad, 1750-1850. Tuvo lugar en la Universidad de Cádiz entre el  18 y 19 de octubre 2013.

Ingenieros, y prisioneros

Ingenieros prisioneros; o ingenieros, y además prisioneros.

Este sitio web se centra en el estudio y divulgación de la Historia de los grupos de la Élite que fueron cautivos en tiempo de guerra, sus antecedentes biográficos y los resultados en la larga duración de aquella experiencia. Aborda más tipos de prisioneros de élite.

Cronológicamente está centrado en la contemporaneidad, basándose en tiempo de las guerras napoleónicas (1808-1816), aborda los antecedentes históricos (1780-1840) de aquellos ingenieros y la impronta profesional que dejaron dichos prisioneros para la posteridad. Igualmente, en esta página se contemplan en general los prisioneros de la Edad Moderna hasta la Primera Guerra Mundial (1750-1920).

Centrado en las Guerras napoleónicas como decimos, se basa principalmente en el grupo de suboficiales que salió de la Real Academia de Ingenieros Militares de Alcalá de Henares. Analiza y difunde la trayectoria de varios de los personajes que compartieron aventuras a raíz de esa vinculación profesional concreta, y especialmente a raíz del cautiverio francés. Se centra en los casos del teniente José María Román y del Capitán General Joaquín Blake, dado que establecieron redes de sociabilidad, alianzas familiares, y colaboraciones profesionales. Establece relaciones y comparaciones con otros miembros de aquel grupo y otros ingenieros que fueron prisioneros de élite en la etapa. Analizando diversas facetas de su formación (1780-1800), desarrollo profesional (1800-1830) y familiar (1830-1890), estudia el comportamiento de este grupo profesional en el paso del Antiguo Régimen al Liberalismo.

Varias imágenes resumen los contenidos de este site.

La actual de cabecera es un fragmento del cuadro del ingeniero militar Luis Bertucat, pintor e ingeniero militar

que fue teniente de Dragones y sirvió en América, viste su uniforme y sustenta el plano de una fortificación con un trasladador de medidas (Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Foto: María Zozaya).

La imagen que encabeza la presente entrada es la de Jasón y los Argonautas al partir de la Cólquida

cuadro realizado por Ercole de Roberti (Museo Thyssen Bornemysza, Foto: María Zozaya) que en los inicios nos permitió resumir el contenido de este espacio dedicado a los ingenieros prisioneros de guerra. El motivo es que, al igual que aquellos míticos viajeros, los ingenieros que en 1808 organizaron las luchas contra los ejércitos de Napoleón, tomaban su decisión de embarcarse de manera libre, dificultada por ir contra el poder que el rey otorgó a los Capitanes generales (pues iba en contra precisamente de la alianza que con Francia había hecho Fernando VII). Esa decisión, dependiente de su formación como ingenieros, iba a condicionar parte de su futuro en los próximos años en un cautiverio de élite cuyas condiciones y consecuencias queremos sacar a la luz con las diversas publicaciones de este blog.

Esta página nace a partir de la idea de concentrar los estudios y conferencias de María Zozaya sobre los ingenieros en lugar especializado, para lo que tomamos los contenidos de ingenieros en la web científica de sociabilidad y élites de Hypotheses, y en la de difusión de los trabajos académicos de María Zozaya. El objetivo es facilitar  la divulgación científica, conseguir el contacto con otros investigadores de la materia, y localizar descendientes de aquellos ingenieros.

Para promover el contacto con otros estudiosos de prisioneros hemos creado el apartado “Call for Collaborations” para que nos evíén los resúmenes (con imágenes) de las últimas publicaciones que tengan los autores especializados, si es tu caso y te interesa, contactanos por favor.

Los Argonautas abandonan la Cólquida. Ercole de Roberti (Ferrara, c. 1450-1496). Procedencia: Museo Thyssen Bornemisza. Foto: María Zozaya
Los Argonautas abandonan la Cólquida. Ercole de Roberti (Ferrara, c. 1450-1496). Procedencia: Museo Thyssen Bornemisza, Madrid. Foto: María Zozaya