Cuando «el otro» es “feo, sucio y huele mal”

Por Maria Zozaya

Así describía el barrio judío  Jose María Román cuando lo visitó en su tiempo de prisión del estado francés. Como un lugar donde todo es “feo, sucio y huele mal”.

El barrio judío de Nancy mantenía una de las comunidades judías más amplias de Francia cuando Román lo visitó entre 1810 y 1814. Mientras, en España, habían sido expulsados al exilio u obligados a convertirse ya desde 1492. Por ello, Román no conocía sus costumbres de primera mano. Sin embargo, en el país vecino logró hacerlo, se adentró entre sus casas y comercios, entró en una sinagoga e incluso asistió a un casamiento. Román describió el panorama del barrio judío y sus costumbres desde un punto de vista muy negativo. Aquí se presenta una interesante contradicción amparada por el mundo afectivo que llevó a María Zozaya a fijar su atención en ese tema y a analizar la actitud supuestamente contradictoria del ingeniero Román desde la perspectiva de la Historia de los Sentimientos. El hecho es que Román criticó el barrio judío, pero sin embargo, asistió, lo que eran palabras mayores para un cristiano de la época.

Cabe preguntarse, si tanta aversión le causasen, cómo se logra explicar que asistiese a una boda judía, o que le permitiesen estar allí presente, cosa que difícilmente pudo conseguir en una visita de un día o sin conocer a ningún judío.

Zozaya considera que en ese viaje hacia el otro, Román estaba guiado, primero, por su  interés antropológico, propio de la formación observadora de los ingenieros militares. Segundo, por su curiosidad ante un mundo perdido, que los odios históricos no le habían permitido presenciar en su propio país, compuesto por una mezcla secular de las tres culturas cristiana, árabe y musulmana, como él mismo podría reconocer en su diario a raíz de la mención del Libro Le juif errant; un mundo que parece odiar a priori pero al que se quiere acercar.

Cómo explica Zozaya esa actuación paradójica?, de que a la par quisiera verlo pero lo criticase tanto?

en esencia, considera muestra una visión tan negativa de el otro por los prejuicios entonces existentes en el mundo aristocrático sobre la denominada “limpieza de sangre”, por los que sería difícil que un cristiano pudiese ver con buenos ojos a un judío; que esas gafas de la cristiandad de un noble -aunque de tercera fila- no le permitieran ver la realidad sin deformarla de antemano. Incluso, es probable que si lo viera como algo positivo, no lo pudiera retratar así en su diario por no estar bien visto. Pero, en caso de que realmente viese a aquella comunidad como fea y sucia, dicha imagen quedaba condicionada en su cabeza posiblemente por la segregación secular contra ellos. Por otro lado, cabe cuestionar que Román asumiese en realidad aquella descalificación. El motivo, que esta actitud de odio ante el otro sería homogénea, en concreto, que se extendiese contra el francés , como posible enemigo que precisamente le mantenía prisionero en Francia. No fue el caso. No asumió los prejuicios contra el francés del mundo napoleónico, sino que entabló una estrecha amistad con varios de los franceses que le acogieron y respetaron en su tiempo de cautiverio. Ese sentimiento de afectividad precisamente lo refleja de un modo muy escueto en su diario privado de tiempo de guerra y prisión, donde pasaba así, al escribir sus sentimientos, a acercar las fronteras del mundo privado con el público. En ocasiones, tal vez se arrepintió de ello después, puesto que llegó a tachar las frases más vinculadas a su mundo afectivo, así es como hay que interpretar los tachones según Zozaya, cuando iban seguidos de la descripción de una persona con la cual Román había entablado fuertes lazos, como con Rafaela Bastida o Monsieur Jean Blau, académico de Nancy.

 

María Zozaya expuso éstas y otras ideas en su comunicación sobre “Franceses y judíos a través de la visión de un prisionero de guerra español en Francia (1809-1814)”, en el XV encuentro de la Ilustración al Romanticismo, sobre OBSCENIDAD, VERGÜENZA, TABÚ. Contornos y retornos de lo reprimido entre los siglos XVIII Y XIX, en la Universidad de Cádiz, en marzo del 2011.


Un comentario sobre “Cuando «el otro» es “feo, sucio y huele mal””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *