Rescatar los momentos oscuros en la trayectoria biográfica?

Por Maria Zozaya

Las biografías pueden servir para aportar luz sobre una determinada época (1). Pero, a mi juicio también las sombras pueden aportar relevante luz sobre una historia de vida, como estudio siguiendo las trayectorias enlazadas de dos ingenieros militares que vengo tratando hace un lustro.

En el vídeo puedes ver la conferencia concreta aquí resumida (UCA, 2014).

El momento oscuro de una biografía a menudo es dejado de lado cuando se quiere recuperar a un personaje o cuando se quiere rescatar su trayectoria vital. Los pasajes malditos a menudo quedan en el tintero del olvido por dos motivos principalmente. Primero, porque se desconozcan las fuentes sobre esa etapa negativa para el personaje (fuentes que pudo ocultar el mismo para no ser reprimido en su época); segundo, porque se le otorgue poca importancia a esos duros momentos al considerar que no contribuyeron a darle relevancia. Paradójicamente, esos momentos que se consideran oscuros pueden ser de gran utilidad -como digo- para aportar luz sobre la vida y el contexto del biografiado y del biografiador. Así lo mostré en I Congreso Liberal sobre La represión absolutista y el exilio (Cádiz, 6-8 mayo, 2014) desde la moderna perspectiva de la biografía cultural. En la presentación «Joaquín Blake y José Mª Román, trayectorias paralelas en el exilio”, analicé la estrecha unión de ambos personajes en el momento oscuro de la depuración de Fernando VII, tras el periodo Constitucional de 1812 (represión de 1814-1816), y tras el Trienio Liberal de 1820 a 1823, con el exilio de ambos personajes de 1823 a 1827, cuando purgaron con las vejaciones del rey el haber profesado ideas constitucionales en los mencionados periodos progresistas.

Román, aquel profesor de la Real Academia de Ingenieros de Alcalá de Henares, junto a Joaquin Blake, quien fuera jefe del Cuerpo de Estado Mayor y Regente del Reino durante las Cortes de 1812, unieron sus trayectorias profesionales desde 1803. Con las guerras napoleónicas sufrieron respectivos cautiverios en Francia (de 1809 y 1812 y Blake de 1812 hasta 1814). Tras su regreso en 1814 y tras la depuración Fernandina en la Real Academia de Ingenieros de Alcalá de Henares, volverían a unir sus trayectorias profesionales y de sociabilidad, que quedaron selladas por sus redes familiares desde el matrimonio de Román con Inés Blake en 1817. Durante el Trienio Liberal (1820-1823), Blake tuvo de nuevo protagonismo en el mundo constitucional, y que fue secundado por Román,lo cual iba a ser reprimido con el retorno del absolutismo de Fernando VII en 1823. Entonces consagraron la unión de sus trayectorias desde el duro exilio de 1823, viaje que emprendieron juntos debido a su comunión de intereses y a su unión forjada por la sociabilidad cotidiana. Esa dura historia que sufrieron ambos fue narrada por José María Román, en diversos documentos que compondrían una biografía de Joaquín Blake, donde indirectamente realizaba la exaltación del mártir del sistema constitucional.

Siguiendo en profundidad ese recorrido de la complicada historia de Joaquín Blake durante la represión, al ver sus elementos de unión, y al analizar el modo en que Román hablaba de las dificultades de Blake (por las vejaciones del rey), concluyo que en el fondo Román estaba ensalzando a Blake y justificando sus actuaciones para intentar dejar impoluto el prestigio familiar a través de la memoria. Una memoria que le concernía en primer plano, pues estaba intentando limpiar “las manchas” de la represión fernandina y el exilio con argumentos constitucionales que tendían a dejar impoluta su propia memoria. Así, considero que el motivo de realizar la biografía de Joaquin Blake era “de primera persona”, porque debido a sus redes matrimoniales con su hija, en el fondo Blake se había convertido en el depositario del linaje de Román. Es decir, Blake, el otro, “la segunda persona”, era quien contaba con el más importante ascendente familiar y de sangre, tenía el pedigrí del católico perseguido, además de que era quien detentaba el prestigio profesional como ingeniero creador del Estado Mayor. En definitiva, el rescatar el brillo biográfico de Blake, suponía rescatar su propio honor, pues a mi juicio Blake era el espejo en que se miraba Román, y al escribirle la biografía redactaba parte de la suya.

(1)   Como retomaron Isabel Burdiel y Colin Davies de los victorianos eminentes de Strachey, en El otro, el mismo, biografía y autobiografía en Europa (s. XVI al XIX).Valencia, Universidad, 2005.

Créditos de la Imagen: BNE, mapa de la Batalla de la Albuera, explicación justificativa de Joaquín Blake en un momento en que fue encumbrado como héroe, 1811.


5 thoughts on “Rescatar los momentos oscuros en la trayectoria biográfica?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *